miércoles, 26 de septiembre de 2012

ARBITRARIEDAD:

La arbitrariedad es la propiedad del lenguaje entendida como la inexistencia de conexión natural entre una forma lingüística y su contenido, es decir, las formas del lenguaje no tienen porqué adecuarse a los objetos que denotan. No existe nada que haya nacido con un nombre, sino que se trata de símbolos que nos hemos inventado los humanos como fin instrumental para la convivencia. La propia palabra "humanos" está compuesta de esos símbolos inventados, pues no hemos nacido llamándonos humanos, ni siquiera "especie" o "ser vivo".  El lenguaje es algo totalmente abstracto.

Pongamos un ejemplo: Cuando nos referimos a un animal como "perro", no es porque la palabra tenga relación alguna con ese animal. No es que, por las características de ese animal, tenga que llevar la palabra "perro". Los símbolos que forman la palabra dicha no guardan relación alguna con el animal en sí. El término ha surgido y se mantiene como fruto del consenso entre los hablantes a lo largo de años y siglos. Ni siquiera la palabra "animal" se ha elegido porque tenga conexión con los seres vivos, ni el término "seres vivos" se ha elegido porque sus símbolos definan a los entes que tienen capacidad de reproducirse, alimentarse...etc. Y así sucesivamente podríamos seguir.

Otro ejemplo es el hecho de que dos idiomas diferentes utilicen palabras formadas por símbolos combinados de forma distinta, o incluso símbolos distintos para denominar al mismo objeto. Si el lenguaje fuera algo natural, todos los objetos se llamarían igual en todas las partes del mundo. También se puede comprobar que, a veces, a un mismo significado le corresponden innumerables significantes.

Cabe hacer mención a las onomatopeyas, en las cuales, las palabras usadas tienen la finalidad de imitar el sonido al que se refieren, como por ejemplo: "guau-guau". Pero, aún así, estas varían según la lengua, por eso no podemos decir que rompen totalmente con el rasgo de arbitrariedad.

Según Saussure (lingüista suizo, "curso de lingüística general", 1916) podemos decir que la arbitrariedad es la propiedad más característica del lenguaje. Eso sí, sin poder evitar caer en ella.

Grupo 2.3: María Martínez, Victoria Luaces, Elena Moscoso, Tamara Muiño, Luis Martínez, Noelia Geada

4 comentarios:

  1. A mejorar la presentación del formato. Ojo con las faltas: "no tienen POR QUÉ"
    Cuando utilicéis palabras de la lengua como animal o perro utilizad la cursiva.
    Faltan las fuentes.
    Manera de citar a Saussure sería: Según Saussure (1916), blablab, y en Fuentes, incluid la referfencia de su libro.

    ResponderEliminar
  2. espero que le haya puesto 10 porque esta explicado con madre sbs saludos gege

    ResponderEliminar
  3. esta muy bien explicado, gracias se hicieron una c.

    ResponderEliminar